¿Cómo premiar las buenas prácticas en una Comunidad de Energía Renovable (CER)?

Pero antes tenemos que tener claro que se consideran buenas prácticas dentro una CER.

Las CERs son el resultado de la oportunidad histórica que nos brinda el desarrollo de una tecnología de producción de electricidad que ha llegado a su punto de madurez y que tiene un coste de aplicación bastante barato.

Está al alcance de nuestra manos el producir electricidad y competir abiertamente con aquellos que debido al modelo fósil de producción eléctrica, intensivo en capital, detentaba el poder económico y político de facto. Y ya no digamos cuando este se alió con los Estados para sacar el máximo jugo a la nuclear nacida para matar.

Ahora podemos competir con el oligopolio desde nuestra modesta posición de individuos con ánimo aislacionista o formando entidades de consumo y generación cooperativo para apoyo mutuo dentro del propio mercado eléctrico.

El final del camino que nos lleva cambiar de modelo energético nos conduce a un escenario donde los que han mandado siempre ofrecerán energía eléctrica de origen renovable exactamente igual que las organizaciones que han luchado por revertir los efectos del cambio climático desarrollando y apoyando el modelo renovable…, pero también para que el recurso eléctrico resultante, el usarlo y producirlo, si es necesario, esté al alcance de cualquiera, o lo que es lo mismo sea un Derecho Humano y no el lucrativo negocio de unos cuantos…, del oligopolio.

En definitiva este final nos aboca, salvo cambios políticos revolucionarios, que ambos contendientes, el oligopolio y las organizaciones populares de producción y consumo, las CERs, nos encontremos en el mismo escenario que no es otro que el MERCADO ELECTRICO haciendo una cosa tan simple como competir para ver quien se lleva el gato al agua, o sea al usuario (cliente) y además haciéndolo por algo tan profano como por el precio de venta al público de la energía eléctrica. Es decir ofreciendo electricidad mucho más barata de lo que lo hacen los otros.

Para conseguir este objetivo sí que ayuda el contexto legislativo actual derivado de la aplicación del RD 244/2019,  pero ojo ayuda a todos, al oligopolio, los pequeños productores, las comerciales dependientes e independientes y a las CERs. Lo que puede hacer esta última también lo pueden hacer todas las demás…. Salvo bajar el precio de la electricidad indefinidamente pues la retribución del capital forma parte de su razón de ser y no todos están preparados.

Una CER si lo puede hacer porque parte de una realidad social, es una entidad sin ánimo de lucro, es de apoyo mutuo  y para ello nada mejor que formato societario de COOPERATIVA.

En el oligopolio, siguiendo su forma habitual de hacer las cosas, se necesita la concentración de grandes sumas de dinero (capital) para invertir en grandes parques eólicos o fotovoltaicos, con infraestructura derivada (redes de evacuación) con el objetivo de producir más barato y obtener mejor rentabilidad o margen partiendo de la base que el sistema (gobierno) respete el actual estructura de formación de los precios.

No es muy rentable, o deja mucho menos margen, el instalar una potencia similar en miles de pequeñas instalaciones de autoconsumo individual o colectivo porque los costes de instalación suben un montón.

Ese es el hueco o nicho de mercado que queda a la CER pues consigue buen precio para el consumidor si partimos de la idea de que la rentabilidad o el margen es totalmente secundario para este modelo societario.

En definitiva se trata de trabajar en el desarrollo del modelo de autoconsumo colectivo, forzosamente de proximidad, e incluso en el particular de empresas, comercio y residencial a modo de tipo II del antiguo RD 900/2015 o bajo la fórmula de contrato PPA con el usuario sujeto fiscal (socio o cliente) que asume este generador como un suministro paralelo principal o secundario.

Ahora bien…. ¿es suficiente para que una CER compita con el oligopolio renunciar a la rentabilidad del capital invertido en la puesta en marcha y explotación de instalaciones de autoconsumo?.

Me temo que NO. Muchas cosas pueden fallar empezando por una tan simple como gastar más de lo que se tiene, en el caso de una CER, más de lo que se produce…., y para ello nada mejor que poner en marcha buenas prácticas (premiadas) de consumo en la comunidad que considero de sentido común. A saber:

Primero:

Es una buena práctica el autoconsumir ya sea de forma directa o diferida (mediante almacenamiento previo de la energía excedentaria) la totalidad de lo que somos capaces de autogenerar.

Un simple cálculo de la diferencia entre lo que ofrecen por asumir excedentes y lo que cuesta la energía que consumimos, incluyendo la de una CER que se supone que está a buen precio, nos dice que camino tomar.

Este hecho, autoconsumir,  se debe compensar con una tarifa eléctrica baja.

Segundo:

Como contrapartida toda la energía que no tenga su origen en los autogeneradores de la comunidad, por ejemplo la que procede del granel externo contratado (PPA), debe tener una tarifa eléctrica alta.

Tercero:

Sin embargo se puede dar la circunstancia de que no haya potencia para todos atraídos por los bajos precios de la energía autogenerada.

Para conseguir un reparto más equitativo de esta demanda debería haber un coste creciente por energía consumida de autogeneración al menos hasta que la propia comunidad corrija esta anomalía y se dote de mayor potencia propia si puede.

Es decir el que más gasta más paga o paga menos el que menos gasta, justo lo contrario de lo que la lógica de mercado consumista nos propone.

La aplicación de estas normas solo se puede conseguir si la CER se dota de sistemas de control en tiempo real y capacidad para aplicarlo al instante. Podríamos decir que es posible si somos capaces de implementar herramientas de EFICIENCIA ACTIVA.

Para que nos entendamos…, lo habitual hasta ahora era aplicar un criterio pasivo al gasto de energía que vemos reflejado en la factura de los siguientes meses. Por ejemplo cambiando los puntos de luz sin tener en cuenta que la energía con la que se produce la luz tiene su origen en una central de ciclo combinado (gas) o viene de la que genera un parque eólico.

La diferencia no es baladí…, una cuesta mucho dinero (gas)…, y la otra tiene un coste 0 por la energía primaria (viento).

Qué tal si además de usar bombillas de bajo consumo la usamos con energía eléctrica que no lleva ningún coste adicional como energía primaria (que no contamina)….., y además es nuestra.

Una CER debe dotarse de la herramientas de control precisa que actúen en tiempo real y que sin duda sean capaces de avisarnos.

Un ejemplo significativo de como actuaría es recargando nuestras baterías locales cuando el autogenerador colectivo tuviera excedentes. Con el privado ya sabemos que eso es, o debe ser, la norma…, pero la responsabilidad de guardar excedentes no es solo del que tiene las placas en su tejado….,  también lo es de aquellos usuarios del CER que sean simples consumidores y no tienen capacidad física o espacio ocioso para ubicar un autogenerador conectado a su red interior.

La CERs o lo que ahora son simples grupos de consumo asociados para comprar el granel externo tienen que dar ese salto cualitativo que podemos concretar en:

1º Ponerse a autogenerar en proximidad como autoconsumo o PPA, haciendo uso de las posibilidades que ofrece el último real decreto (RD 244/2019).

2º Asumir sin complejos la capacidad de medir, gestionar y tomar decisiones en tiempo real. La tecnología blockchain sirve para eso.

Esta entrada fue publicada en Ahora es otra historia. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.