Armando el puzle tecnológico – Más sobre “blockchain”

¿Que se puede hacer con blockchain?.

Quizás hayan sido las llamadas monedas vituales o criptomonedas la primera gran idea sobre la que pivota el uso masivo de esta tecnología de almacenamiento distribuido.

El valor de la criptomoneda se basa en el mero hecho de usarlas…, el hacerse populares. Algo similar al valor de las lenguas que si se usan adquieren un valor (social) inherente a su propio uso. Esto misno ocurre con el  bitcoin con el que ahora es posible comprar o vender  e incluso cambiar por euros (€) o dolares ($).

Pero también existen (cripto)monedas  respaldadas por productos o servicios concretos que tienen o deben tener (la generosidad humana debe incentivarse) un valor económico y/o social cuando  se busca una relación de confianza (transación) punto a punto (P2P) que necesita seguridad (garantía) pero también transparencia (democracia).

Una que me viene a la cabeza sería el intercambio de actividad entre pares que aportan soluciones a las necesidad de la otra parte (masaje terapeútico a cambio de curso de inglés) bajo el paraguas de los llamados bancos de tiempo (tiempo para dar el masaje por tiempo para enseñar inglés).

Pero donde, sin duda alguna, existe un nicho de aplicabilidad muy interesante es en el mundo de las renovables sujetas ellas a multiples limitaciones y desplantes, basados en una competencia tremendamente desleal de las otras fuentes (costes de gestión de residuos o contaminación que nadie le imputa)  que impiden de facto su despliegue masivo por todo el planeta.

Razones para implementar blockchain de forma paralela al despliegue de las renovables hay muchas pero quiero resaltar solo una de ellas.

Las fuentes de energía (primaria) de origen fósil cuestan dinero, mucho dinero, por su proceso de extracción y manipulación. Las renovables no cuestan nada, están ahí…. Solo hay que colocar un artilugio que las capture y transforme en electricidad, calor o energía mecánica.

Me resulta tremendamente injusto  que lo que tiene coste 0 en su origen primario para, por ejemplo, la producción de energía electrica o sea la parte variable de nuestro recibo eléctrico (consumo), se le penalice con los costes de otras fuentes de energía (sucia) al crear un precio (mix) en ese totum revolotum llamado pool.

La posible razón para esta injusta penalización podría ser el hecho de que no haya más remedio que pasar por un ordenador central cuya información alimentan las grandes generadores/distribuidores y que permite al “ministerio” dar un precio (variable) resultado de las previsiones y subastas anticipadas, el mix….

Hay que reconocer que es bastante ágil tanto que dudo si los precios finalmente los tiene un funcionario en su PC ya previstos, siendo la única variable eso de decir “…ha pasado una borrasca…”, se baja el precio, “…hay un anticiclon sube…”. Que casualidad que la FV no aporta nada a la caida del precio…..

En cuaquier caso, ¿porque se empeñan en ponerle precio a algo que no lo tiene….?, ¿tiene que ver con la incapacidad de discernir de donde viene un electrón u otro?. Asunto resuelto…, blockchain nos da la solución técnica aportando viabilidad y seguridad a una contabilidad donde se aparea una producción circustancial (la impredicibilidad de la generación renovable)  con un consumo instantáneo en la otra punta del territorio.

Sin olvidar que ya existen sistemas basados en almacenamiento en baterías y otras formas de energía potencial que resuelven el problema del consumo diferido, mucho más predecible, y que también están preparados para su integración en una estructura blockchain (Ampere-Energy).

Con blockchain podemos discernir el origen (virtual dado que el electron es igual sea de un origen u otro) y cobrarlo (compensarlo) en su destino dentro de una transacción puntual e instantánea.

¿Qué entraría dentro de esta transacción blockchain?. Pues un valor fijo (temporal) destinado a la amortización de la infraestructura de generación renovable (y/o almacenamiento) y el beneficio razonable por haber tenido la valentía de meterse en el tinglado de la producción renovable (generosidad debida…, dado que hubiése sido más rentable montar una gasolinera)  bien para suministrar a terceros o por comercializar los excedentes que genera en el autoconsumo.

El resto de los costes o sea  el peaje por el uso de la red externa (exento en autoconsumo) y algún impuesto que otro, irían por otro camino. Diferenciando caminos es muy probable que el consumidor opte por lo más barato, lo que tiene coste 0…, las renovables.

Nota: Alguien que explica bastante bien lo de blockchain

 

Esta entrada fue publicada en Ahora es otra historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *