Las posibilidades de cierta conjunción de tecnologías

Las tecnologías que nos podrán echar una mano para cambiar el modelo energético que lleva a la ruina a este planeta son:

1º Energías renovables (ER)

Aunque lo más valorado de las energías renovables es que no contaminan  lo interesante es saber que podemos producir electricidad de forma distribuida, al lado del consumo (km 0) y totalmente GRATIS.

Con la electricidad podemos cubrir casi el 100% de nuestras necesidades energéticas.  Y allí donde persista la necesidad de usar tecnología basada en el segundo principio de la termodinámica con  combustibles térmicos…, este puede ser sintetizado utilizando la electricidad como energía (secundaria) de origen (primario) renovable.

2º Internet

En el siglo pasado nos encontramos que sobre unas infraestructuras de comunicación que los paises habían estado desarrollando durante decadas, amortizada globalmente, algunos decidieron poner una capa de software sobre el que implementar miles de servicios empezando por los que permiten comunicarnos e informarnos.

Podemos recibir y enviar información a cualquier parte del planeta GRATIS.

3º Bases de datos distribuidas (blockchain)

Es decir, podemos almacenar información en muchos pequeños ordenadores y además garantizar de forma instantánea que no haya errores en la información guardada (consistencia) incluso cuando la misma se está actualizando.

Otra forma de verlo es que evitamos almacenar información en grandes ordenadores (CPD) que consumen ingentes cantidades de energía eléctrica y cuya propiedad es inherentemente monopolística (estados, bancos, consorcios).

Además los grandes consumos de energía de un CPD son de origen no renovable salvo excepciones (Google…) y además hay que transportarla en redes de media tensión como mínimo.

Es decir, si todos ponemos de nuestra parte, podemos guardar información GRATIS.

O casi….

Con estas tres tecnologías gratuitas (o casi) podemos cambiar el modelo energético.

Nota: Charla recomendada

Esta entrada fue publicada en Ahora es otra historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *