17
septiembre
2018

Las claves del cambio del modelo energético
(Hoy más urgente que nunca cuando me anuncian un 10% de subida en  la energía y un 9% en el el término de potencia)

La electricidad sube y sube y se  sigue echando la culpa a las renovables…, antes porque eran caras y ahora porque no llueve, no hace viento o no hay sol.

Es como si fuera secundario el hecho de que el petróleo y al gas son recursos del poder económico mundial que genera guerras por su control y que dependen de los constantes vaivenes del euro/dolar.

Es como si se aceptara que lo normal es la crisis permanente del sistema capitalista que impide cosas que ya deberían ser un derecho humano (universal)…., el acceso a la electricidad al mismo nivel que el acceso al agua….., y no sea una mercancía con la que hacer jugosos negocios a repartir en generosos dividendos.

El caso es que esto ya hace muchos años nos lo vienen diciendo los ecologistas, y no solo por el cambio climático.

En el último Foro de Davos los gurus de la economía mundíal les dan finalmente la razón…., es necesario cambiar el modelo de generación, distribución y consumo de energía porque también se puede hacer cosas tan sencillas como frenar en seco esa escalada de los precios de la electricidad incluso revertirla hasta dejar la electricidad a precio de saldo.

En este post hago una síntesis de lo que hasta el momento he ido publicando reflejo sin duda de lo que los sabios vienen diciendo desde hace años, y que creo puede ayudar al debate sobre el nuevo modelo al menos en lo que concierne a España.

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados” (Einstein)

Primero: Sacar la producción eléctrica de origen renovable del actual marco regulatorio

Lo dicen gurus del sistema que representan al sector renovable y cuyos  ingresos se podrían venir abajo si eso ocurre. Veamos porqué.

El precio que pagan las comerciales a los fabricantes de electricidad, y que luego venden una vez añadido gastos de estructura, fijos y beneficio (pvp), es el que marca la electricidad fabricada con gas natural. Que es el precio más caro de todo el pool de combustibles primarios.

Lo que sale de fabríca a coste 0, salvo amortización, como ocurre con la electricidad de origen renovable se revalua al precio de la que es de origen fósil y a correr.

Sin duda para el productor de renovable (huertos) esta es una forma de paliar el desaguisado de la caida del régimen especial pero para el consumidor que ha optado por motivos éticos el utilizar renovables…, es poner a prueba su ética y para el que lo hace buscando el céntimo de ahorro es simplemente dejarlo indiferente ante el desastre medioambiental.

Si opta el fabricante con renovable jugar en otra cancha regulatoria, abandonando la tranquilidad de convivir con las energías sucias del pool, no me cabe la menor duda de que el consumidor premiará con la previsibilidad en el suministro del granel a este fabricante en el marco de los contratos tipo PPA (Power Purchase Agreement).

Segundo: Minimizar el coste variable de la energía eléctrica

Es decir el granel que consumimos en nuestro equipamiento eléctrico creando CER (Comunidades de Energías Renovables) tal como proponen cooperativas de consumo, grupos ecologistas  y entidades dedicadas a investigar soluciones que hagan más sostenible y barato el tinglado eléctrico.

Sin la necesaria popularización del nuevo modelo más sostenible que debemos diseñar para la producción y el consumo de nada sirve tener un sistema regulatorio propio del sector renovable. El punto primero será una pata más de la burocracia del negocio oligopólico.

Producir y consumir energía eléctrica 100% renovable debe ser parecido al modelo existente de agricultura ecológica orientado al suministro de cooperativas de consumo.

En estas el precio de compra es proporcionalmente mas bajo que cuando se usa el procedimiento habitual de suministro por dos simples razones; una es porque el producto no viene de origen afectado por el gasto de insumos (abono y fitosanitarios) y la otra es porque el fabricante renuncia al lucro desmedido en la venta de la mercancia  a cambio de la fidelidad del consumidor.

Para ser más exactos diríamos que la relación calidad/precio se decanta notablemente a favor de los productos ecológicos frente a los convencionales cuando se distribuyen en el marco de una cooperativa de consumo que establece una relación no especulativa con el productor agrícola (¿un contrato PPA agrícola quizás?).

Esto mismo ocurre con las CER. Si no hay lucro, si no hay dividendos como sucede en una cooperativa…. la venta de la producción (generación renovable) de energía debe ser mucho más barata. Si a esto le añadimos una gestión orientada a favorecer el intercambio directo productor/consumidor como la que posibilita la tecnología blockchain, es evidente que el coste de energía es 0 en el origen y en destino apenas habría que añadir tasas por transporte, garantía de potencia, estructura y si se desea el beneficio cooperativo siempre razonable.

Los modelos CER se organizan como cooperativas de generación y (auto)consumo. Deben actuar como operadores del mercado eléctrico haciendo funciones de comercializadora para miembros y clientes.  Y si conviene la función de distribución.

Con la distribución ocurre como con el transporte de paquetería. Podemos incorporar una flota de camiones a nuestra fábrica si nos pilla a mano, es decir si hay un factor de escala que lo justifique. De lo contrario hay muchos que lo van a hacer mejor…, más profesionalmente.

Ocurre lo mismo con la distribución eléctrica que para más inri está perfectamente regulada. Sin duda los ayuntamiento con la necesaria planificación y gestión del territorio municipal son un factor de escala en la distribución eléctrica. Los modelos de remunicipalización tienen su razón de ser apoyados por la buena experiencias de muchos municipios de España que mantienen todavía el monopolio de la distribución.

No es necesario ser distribuidores. Lo importante de un CER es que sea capaz de (auto)generar la máxima energía que puedan demandar socios y clientes y poder controlar el balance entre un productor dado y un consumidor no situado en la misma red de distribución electrica pero si conectados por internet. En otro post hablaremos de compensar excedentes entre CERs

!!Ojo!!. Voy a soltar una obviedad para la inmensa mayoria de los lectores pero es una duda recurrente cuando se lleva el debate a la ciudadanía. El rol de distribuidor es innecesario porque al final la mercancia es la misma (electrón) sea este el resultado del ciclo de carnot o del efecto fotovoltaico. No son como la carne de vacuno ecológico que se necesita conocer su trazabilidad de origen a destino. Aquí  solo se necesita para pagar/cobrar (compensar) de forma transparente y automática una aplicación blockchain que se ejecuta punto a punto y para eso se usa la red Internet no la eléctrica.

Tercero: Reducir los costes fijo de la energía eléctrica

En el modelo CER están presente los siguientes actores…..

 

 

 

1 – Fabricante de energía eléctrica con combustible renovable.

Que debería ser un activo de la cooperativa generadora aunque no es estrictamente necesario. Todo depende de las condiciones que la parte comercial de la cooperativa pacte en un acuerdo tipo PPA donde queda estipulado indirectamente el nivel de lucro a cambio de garantizar la viabilidad económica de la planta.

Aunque la energía inyectada en su totalidad a la red de distribución tiene coste 0, es necesario su transporte a los puntos de consumo que supone incrementar el precio. A esto hay que añadir la amortización de la planta y el beneficio razonable si es ajena su propiedad al CER.

2 . Prosumidores

Entidades residenciales, comerciales o industriales miembros de la cooperativa de consumo donde el suministro es total o parcialmente cubierto con un autogenerador conectado a la red del usuario que debe ser un activo CER como justificaremos en próximos post.

La entidad unas veces es consumidora de la red y otra autoconsumidora posibilitando que parte del suministro no tenga que ser transportado.

La entidad tiene que ser compensada tanto por el alquiler de su espacio y el uso de su red como por su capacidad de generar excedentes que según zona climática es en la siguiente cuantía:

 

 

 

 

 

 

Al prosumidor puede amortizar esta instalación de autogeneración (mini PPA con la CER) por el pago de un suministro en autoconsumo que vale 0 y que no hay que transportar, por una potencia adicional y puntual que posibilita bajar drásticamente el término fijo de potencia y por la capacidad que tenga para generar excedentes, normalmente por el uso de baterías y medidas de eficiencia posibilitando aún más el consumo con granel propio a otros miembros consumidores del CER (el actor nº 3).

En cualquier caso para bajar los costes (fijos) en el CER es necesario transportar lo menos posible la energía es decir incentivar el modelo 2 frente al 1.

Cuarto: La necesidad de una criptomoneda

Dicho de otra manera. La necesidad de defenderse de la feroz competencia del oligopolio y de los vaivenes del mercado.

Que no nos quepa la menor duda…. El oligopolio no solo será proactivo en el fomento de la generación distribuida o muy distribuida como ya es con la autogeneración para el autoconsumo. Tambien lo será con su oferta de compensación de los excedentes producidos.

El modelo de autogeneración para el autoconsumo dentro de un CER debe ser una inversión cooperativa, un activo de la CER, que físicamente actúa como un suministro in situ y paralelo al que viene desde la red de distribución.

Ahora bien ¿que puede diferenciar este modelo de negocio del que puede suponer actuar de autoconsumidor independiente que encima podría tener la posibilidad  de vender o ver compensado sus excedentes?.

La clave está que bajo el modelo CER la autogeneración se rige con el mismo criterio que el PPA, es decir es una forma de financiar la instalación al usuario prosumidor pero también porque debe ser compensado por el esfuerzo de ahorro maximizando los excedentes con los que se crea la criptomoneda que debería regir las relaciones dentro de la CER.

Creo ser realista cuando planteo que esta criptomoneda que se acuña con los excedentes de la autogeneración tiene que ser común para todos aquellos que están en la misma onda (REScoop) es decir tiene que hacerse popular más allá de que forme puntualmente parte de tal o cual exchange y que además esté sometida a reglas estrictas de control emisivo para que su valor sea siempre estable frente a las monedas fiduciarias.

Se trata de ganar la batalla de una moneda respaldada por el electrón renovable frente al dolar manchado de petróleo.

¡¡Vamos que compense a un CER invertir en autogeneradores de energía basados en renovables y no en ordenadores con los que minar criptomonedas cuyo valor es puramente especulativo!!.

Nota: Sin duda me ha resultado esclarecedor el whitepaper del proyecto PYLON aunque sigo teniendo algunas lagunas y bastantes dudas. Espero que continuen con el proyecto. ¿Será PylonCoin esa criptomoneda?

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Las claves del cambio del modelo energético

16
agosto
2018

¿Que pinta blockchain con las energías renovables?

Pues pinta bastante aunque no en todas las ocasiones es para alcanzar ese ideal de una gestión de la energía eléctrica socialmente más democrática y más respetuosa con el medio ambiente.

A veces juega un papel que va exactamente en sentido contrario y casi siempre juega, como tecnología, un papel neutral. Por eso voy a exponer, bajo mi modesta opinión, un rol que considero el modelo más ético que puede desempeñar.

Partimos de la premisa de que la tecnología blockchain, junto con internet y las energías renovables, tienen esa cualidad que las hace aptas para favorecer entornos de desarrollo social más justos y equitativos. Al que añadiria el de más sostenible con el Planeta. La justificación de porque ocurre así con las energías renovables a la vista está…., podemos cambiar el modelo energético. Podemos actuar contra el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con la tecnología blockchain que cuesta algo más entender como funciona…., también  resulta más complicado   justificarla por su potencial  liberador sobre todo si nos atenemos a sus resultados prácticos.

Hace años algunos hackers libertarios quisieron romper con el modelo económico impuesto por los grandes bancos dueños de las monedas fiduciarias en curso e inventó una moneda llamada bitcoin cuya creacción y mantenimiento se sostenía en el registro de las transaciones en miles de nodos distribuidos por la red internet (blockchain) que le daban validez y cuyo propietario podía ser cualquiera con cierta capacidad de proceso computacional. Su propio uso en este contexto libertario  es lo que le dotaba de utilidad y la hacía mucho más democrática que las fiduciarias creadas bajo estricto control de los bancos centrales sujetos a su vez a control político arropado a su vez por el manto del poder económico multinacional.

Llevar una gestión de las transaciones (libro contable) que se realizan con el resultado de intercambiar moneda sin que peligre  la integridad de mismo es posible porque el protocolo blockchain, pues eso es al fin y al cabo un protocolo, recoge todo lo relativo a la seguridad en los procesos transacionales distribuidos. Es importante entender que el término transacción es en si mismo un procedimiento orientado a mantener la integridad de la información en las bases de datos distribuidas o no.

Sin embargo al día de hoy el uso de blockchain en el desarrollo de criptomonedas, su principal ocupación, presenta el siguiente panorama.

De las tres funciones principales que se le pide a una moneda, es decir ser un valor de cambio, un medio de pago y una forma de ahorro apenas esta última aguanta por el alto grado de especulación que genera al estar soportada por intereses no siempre muy recomendables.

Apenas algunas productos y servicios se valoran en esta u otras criptomonedas y si efectivamente tienen un valor económico reconocido, es decir son útiles para comprar o ahorrar, es por el hecho de que, en cualquier momento (?), es posible su intercambio con moneda fiudiciaria en muchas casas de cambio (Exchange) donde algunos hacen negocio comprando y vendiendo las mismas.

Pura especulación en la inmensa mayoría salvo aquellas que nacen respaldadas por un valor tangible, tan tangible como los tomates. Por ejemplo la electricidad (kWh).

Y aquí es donde empieza a rechinar el tandem blockchain-renovable pues no siempre es en el sentido que desde las comunidades de la energía renovables (CER) queremos dar. Se impone aclararlo.

Hay proyectos donde se da publicidad al modelo blockchain-renovables de manera muy generalista como marca de modernidad y sostenibilidad a efectos de busqueda de financiación cuando la realidad es que no tienen nada que ver al menos en el sentido expuesto hace 2 párrafos.

No estoy en contra de las criptomonedas pero me resisto a su caracter especulativo sobre todo cuando este es el fin en si mismo de su existencia por no hablar del propio proyecto para su creación en un formato de ICO (Inicial Coin Ofering).

Muchas criptomonedas creadas sin respaldo en la economía real han fracasado o se han mantenido solo en economías arrasadas. Y si la economía está arrasada de poco sirve en otros ambitos.

Por lo tanto lo mejor que se puede hacer es nacer con este respaldo y sin duda el kWh eléctrico renovable es el primero que debe apuntarse a este rol si queremos sacarlo del circuito donde manda el $ o el € que al fin y al cabo tiene como negocio preferente los combustibles fósiles, gas incluido.

Las criptomonedas que nacen para especular apuestan por limitar la cantidad de moneda emitida (minada) y esperar que se haga famosa mientras se convence a las grandes casa de cambio que la tengan en cuenta.

Pero he aquí el origen del problema. Para hacer más compleja la fabricación de moneda (minería) no se les ocurre otra cosa que cargar las tintas en lo que antes hacia a esta popular, la computación con un simple PC casero. Ahora se trata de computar horas y horas con máquinas que consumen grandes cantidades de energía eléctrica tanto para cálculo y resolución de algoritmos como para refrigerar el hardware utilizado. La minería se ha convertido en una industria cuyo único fin es la codicia de acumular más y más algo que no tiene respaldo alguno.

Respondemos al titular de este post. puede pintar y mucho blockchain si entedemos esta tecnología, este protocolo, como la solución para gestionar una nube   de pequeños autogeneradores y consumidores donde la energía eléctrica ni se compra ni se vende, solo se balancea.

Lo explico mediante el  siguiente esquema:

 

 

 

Apostamos por un modelo jurídico de tipo cooperativo (CER) donde conviven consumidores (3), prosumidores (2) que en el caso de España vendrían amparados por el modelo de Autoconsumo Tipo II del RD900/2015. Y que además dispone de sus propias plantas de producción renovable (1).

Podríamos simplificar este esquema pues al fin y al cabo el item 1 no es ni más ni menos que el item 2 cuando este está de vacaciones…..

Autogeneración = Autoconsumo + Excedentes

Donde el autoconsumo es nulo y todo es excedente.

El caso es que los tres items establecen contratos cruzados de suministro/consumo (inteligentes) que no deja de ser un solo contrato de suministro que los usuarios  de la cooperativa establecen con la misma pues al fin y al cabo es propietaria de todos los generadores.

Aquí no hay una sola red eléctrica en el sentido de estar todos por detras del mismo CT (Centro de Transformación) donde todos se conectan. La red es la que establece todos los dispositivos blockchain que mide los kWh que se entrega o toma a/de la red que actua como un gran depósito de energía que se mueve de aquí para allá.

Creamos una red electrica virtual (propia) basada en la red internet y controlada por blockchain.

La suma de todos los excedentes no tiene porque ser igual al consumo. A veces puede ser menor lo que nos indica que hemos echado mano de suministro foráneo que sin duda habremos previsto y cuyo origen es otra CER que sin duda le ocurre exactamente lo contrario; autogenera más de lo que autoconsume como CER.

Entre CER y CER se establece el correpondiente contrato inteligente.

Cuando el sol pega en el sur el norte se beneficia y esto se invierte cuando en el norte hay ventarrón. Y todo se limita a un mero apunte contable.

Cabe pensar en los costes que supone desplegar una red de nodos. Es decir que nuestro punto de consumo y/o producción se dote del hardware preciso para cumplir esta tarea.

Más aun del gasto que supone mantenerlo.

Bueno, una de las características de blockchain, como hemos dicho es su caracter libertario. Es como dicen los responsables de código abierto (open source). En otras palabras, sobre cualquier dipositivo (eléctrónico) conectado a la red eléctrica y cuyo firmware sea accesible podremos implementar la blockchain. Podemos convertirlo en un nodo.

Para esto sirve blockchain. Algunos ya están trabajando en esta linea y estan a punto de dar en el clavo. Esperemos que lo consigan.

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en ¿Que pinta blockchain con las energías renovables?

1
julio
2018

Se necesitan generar muchos excedentes…..

Seamos claros, no todo el mundo tiene un nivel de conciencia ecológica tan alto como para consumir 100% renovable sin hacer previamente números o sea…, cueste lo que cueste.

Voy a ser mucho mas claro. La gran mayoría de los que apostaron por entrar en el mundo renovable en régimen especial (RD 661/2007 y RD 1578/2008) lo hicieron exclusivamente por la rentabilidad de la inversión que en algunos casos suponía un TIR del 14%.

Y muchos de los que apuestan por pasarse a la comercializadoras éticas, al otro bando, lo van a llevar a cabo si encuentran mejor oferta. Perfectamente lógico y normal.

Veamos que tenemos y podemos ofrecer.

Recapitulemos…, en un CER conviven usuarios con este esquema de suministro….

Suministro de un prosumidor

Suministro de un prosumidor

… con los que tienen este otro….

Suministro consumidor

Suministro de un consumidor

Se pretende que el suministro vía red eléctrica proceda de los excedentes que generan los prosumidores.

Es lo mas rentable…., más incluso que comprar esta energía a huertos solares o parques eólicos propiedad de la CER por razones que tienen que ver con los costes de un proyecto de estas características frente a uno de autoconsumo y por el transporte de la energía al consumo.

El potencial de inyección depende de la zona climática y del RD 900/2015.

“Artículo 5. Requisitos generales para acogerse a una modalidad de autoconsumo…….

La suma de las potencias instaladas de las instalaciones de producción será igual o inferior a la potencia contratada por el consumidor.”

Limitación que tiene bastante sentido por razones de seguridad.

En el sector residencial (medio-bajo) podemos generar excedentes que en el peor de los casos (zona I) es más de la mitad del consumo de un hogar al cabo de un año.

Excedentes que exijen baterías para poder reencaminar en diferido la electricidad (autogenerada) hacia los consumos y un esquema de eficiencia energética muy claro.

Pues bien, estos cálculos teóricos queremos que sea la práctica y por ello necesitamos que el prosumidor se implique en la tarea de suministrar a su vecino aunque este esté al otro lado de la península.

¡¡Vamos!! que no se trata de que conectemos prosumidor-consumidor directamente mediante un cable, que también es y podría ser…..,  es virtual y gestionado (medido) con tecnología blockchain.

Teniendo en cuenta que los excedentes es un activo del CER, ¿como podemos incentivar al prosumidor para que se implique en el ahorro (de energía) de lo que es su ahorro (económico) debido al autoconsumo (tipo II) teniendo en cuenta que por lo menos hasta dentro de 7 años no va a ver este reflejado en su factura de la luz?.

Publicado en Ahora es otra historia | 2 comentarios

18
junio
2018

Modelo de ingresos en la CER (Comunidad de Energía Renovable)

Cuando hablamos de crear un modelo CER, es decir una entidad de tipo  cooperativo (o grupo) por obvias razones sociales y democráticas,  hablamos de unir bajo un mismo paraguas de gestión del suministro a consumidores de energía 100% renovable, o sea con garantía de origen (GdOs) emitida por la CNMC o con contrato (PPA) firmado con fabricante de primario renovable…., que tiene un modelo de suministro como este…

Suministro a consumidor 100% renovable

Suministro a consumidor 100% renovable

….., con prosumidores de energía 100% renovable que tienen este otro modelo de suministro….

Suministro a prosumidor 100% renovable

Suministro a prosumidor 100% renovable

…., es decir un suministro que puede llegar de forma directa (instantanea) desde un autogenerador conectado a la red interna del usuario (la que hay después del contador), de forma diferida por medio de baterías  o através de la red electrica, como cualquier otro consumidor.

El objeto de este post (y posteriores) es ver si esto es posible y sobre todo…. rentable.

Posible es sin duda… Ya lo hemos comentado antes. El RD900/2015 establece que podemos “autoconsumir” de acuerdo a dos modalidades, tipo I y II.

La Ley 54/1197 nos permite comprar y vender energía electrica libremente. Funciona el, a veces denostado, mejor postor. Esto es lo que nos permitirá ser rentable como CER.

Un autoconsumidor del tipo I sería un consumidor que tiene la suerte (o la desgracia) de disponer de un suministro de autogeneración propio encima de la cubierta de su vivienda (o negocio), o situado en cualquier otro espacio ocioso, y conectado a la red interna de la vivienda.

Digo “desgracia” porque no siempre va a ser muy rentable si como tal entendemos un ROI (retorno de la inversión) excesivo (siempre digo que el factor militante es preciso para el desarrollo del Autoconsumo Tipo I).

Un ejemplo…., a veces olvidamos que durante muchos años tenemos que mantener muy afinado (mantenimiento) el autogenerador (paneles, inversor, baterías, cuadro eléctrico, bornes…) para posibilitar buenos rendimientos y por tanto el ahorro de la energía que suministra la red que es como amortizamos el gasto de su adquisición e instalación. Y el mantenimiento cuesta dinero.

Pero es que además con el tipo I el usuario no puede, por ahora, hacer uso económico de los excedentes cosa que si se puede hacer con el tipo II.

Digo “por ahora” pues esto cambiará permitiendo que el usuario balancee sobrantes con la comercial que le vende el suministro normal…. Pero nos dará lo mismo….

La comercial no nos va a regalar nada. No va a perder dinero. Huirá de aquellos prosumidores que le obligan a comprarles algo que no fabrican y que además minimiza los ingresos de lo que es su negocio principal…., el suministro del granel utilizando la red eléctrica y que compran en el mercado a precios mucho más ventajosos que el que les exige, o pretende, el prosumidor de tipo I.

Con este panorama donde se mezcla un autogenerador relativamente caro, sobre todo instalarlo, un mantenimiento de por vida y un precio de venta de excedentes nulo o a precio vil, ¿merece la pena entrar en el tipo I?.

¿Qué nos parecería si financiáramos la compra de un autogenerador con el resultado del ahorro de energía…?. Esto sin duda es nuestro pensamiento cuando le pedimos prestado al banco o algo mejor, echamos mano de nuestros ahorros…. Es nuestro riesgo que el ROI dure 7 o 14 años.

Pues esto es lo que propone el modelo CER…., eliminar el riesgo con la única condición de ser fiel al modelo al menos durante el periodo ROI.

Si la entidad es una sociedad cooperativa el negocio (¡¡o la ruina!!) es cooperativo siempre más justo que otros formato societarios como el oligopolio basados en la retribución al accionista.

Sin duda alguna el CER arriesga en poner un suministro directo o diferido en el techo de nuestra vivienda o negocio y basa su retorno en el ahorro que induce por la bajada de la cantidad de granel que compra a otros agentes del mercado eléctrico y los costes de transporte.

El CER es la primera interesada en que todo funcione de la forma más eficiente es decir en tener el autogenerador perfectamente mantenido. O sea, el prosumidor de tipo II se ahorra el mantenimiento por lo menos hasta donde alcanza el equilibrio de rentabilidad.

Este es el quid de la cuestión ¿cual es el equilibrio de rentabilidad?, en definitiva…., ¿es rentable este modelo para una cooperativa….?.

La CER juega con varios elementos que le proporcionan los ingresos.

…….por el suministro de red (normal):

Que afecta tanto el llamado consumidor como el prosumidor.

Es el que viene por la red eléctrica y que se cobra a precio pactado con el usuario más los costes fijos de uso de la red, gasto de transporte y distribución, servicios de medida…..

Podemos bajar el coste de este suministro en lo que se refiere al granel energético (kWh) porque lo conseguimos a buen precio en el mercado minorista o porque lo compramos a nosotros mismos pues se dispone de capacidad de generar en un número indeterminado de instalaciones situadas en múltiples lugares.

Instalaciones que usan la red, por conexión directa (huertos) o como excedentes producidos por los autogeneradores, para llevar el granel al usuario.

Esta claro que cuanto menos transportemos (usemos) la red menor será el coste mejorando los ingresos. Por eso el interés en fabricar in situ, es decir autogenerar…

…..para el autoconsumo instantáneo

Que da lugar a ingresos que satisface el prosumidor.

Este suministro es similar a los que puede proporcionar el alquiler de un grupo electrógeno de “fósil” haya o no un suministro de red eléctrica.

La diferencia es que no consumimos gasoil es decir la electricidad producida tiene coste 0. Todo lo que se cobre de más son ingresos limpios de polvo y paja que se destinan a amortización del equipo de autogeneración,

Se puede diseñar y pactar cualquier modelo de retorno con el prosumidor. Unica condición…., fidelidad al modelo CER reflejado en un contrato (bilateral) de permanencia.

Quizás quien firme este acuerdo no sea la comercial exactamente.

…. o para el autoconsumo diferido

Que también es un ingreso que satisface el prosumidor.

Llamamos diferido porque viene de las baterías, no del generador fotovoltaico o eólico en tiempo real cuando ponemos algún artilugio a consumir energía (en carga).

Es evidente que este consumo en diferido es muy habitual en el sector residencial con hábitos hogareños de tarde noche y en muchas otras areas de actividad humana que consumen energía eléctrica fuera de la disponibilidad de un primario renovable en ese mismo momento.

En definitiva las baterías son parte fundamental para conseguir un modelo de rentabilidad óptimo, sin entrar en detalle de quien las debe pagar (lo dejamos para el siguiente post), entre otras cosas porque nos permite distribuir mejor lo que la renovable da de forma imprevisible.

Distribuyendo el autoconsumo mediante baterías

Autoconsumo diferido mediante baterías

Ahora bien, tener las baterías listas (recarga) para cuando se necesiten puede ser trabajo del autogenerador y/o de la red. Esta segunda opción sería contadictoria teniendo en cuenta que  es un coste que deberíamos limitar salvo que hagamos recarga en horas donde la energía de la red es más barata. Por ello el modelo del prosumidor debería estar más en consonacia con este otro esquema.

Lo suyo es evitar recargar baterías con la red

Lo suyo es evitar recargar baterías con la red

En cualquier caso en próximo post trataremos de dar números aunque ya adelanto que esto va más allá. Va del compromiso con la eficiencia energética y con el ahorro dentro del ahorro que nos permite generar esta otra fuente de ingresos….

…. por inyección de excedentes

Precisamente porque vamos a vender la energía que sobra de la autegeneración. Si es posible a nosotros mismos. Todo queda en casa, pura economía circular.

Ahora bien… ¿cómo conseguimos que el prosumidor se implique?. Aquí es donde la tecnología blockchain puede darnos la solución.

Hablaremos antes de final de mes.

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Modelo de ingresos en la CER (Comunidad de Energía Renovable)

30
mayo
2018

Proyectos con renovables y blockchain por medio…

Llevo varias semanas intentando encajar la idea blockchain como tecnología disruptiva con lo que es el despliegue de las energías renovables que ha sido mi forma de vida y negocio durante años como instalador y promotor.

Me dedico a poner en valor el autoconsumo tipo II, dentro de la cooperativa de consumo de energía 100% renovable a la que pertenezco, sobre todo viendo como premiar los excedentes del prosumidor (tipo II) para beneficio suyo (incentivo) y de la cooperativa mediante el despliegue masivo de autogeneradores de pequeña potencia para autoconsumo. O sea sacarle partido al esquema expuesto en el post anterior.

Hace unos meses me enteré del proyecto de Klenergy que plantea una solución para la gestión/compensación basada esta en tecnología blockchain aplicable a entidades como la cooperativa GOIENER que hace de betatester del modelo (Pylon Network) y, me imagino, de las herramientas hardware que han desarrollado…, el medidor METRON y los sistemas backup de energía basados en H2.

Me han surgido múltiples dudas no contestadas (via Telegram) por los administradores  del proyecto aunque creo son conscientes y están pendientes de solución.

Dudas que tampoco he visto corroboradas por los múltiples seguidores de este tipo de proyectos donde las palabras renovable blockchain (criptomoneda) generan muchas expectativas durante la fase ICO (búsqueda de inversores). Es decir gente que esta más bien para  especular con las expectativas de éxito hecho no intrinsicamente malo y que explica de forma admirable el siguiente vídeo…

Yo no entraría en una ICO donde lo principal, al menos lo más anunciado, sea montar una “granja” de máquinas (CPD) con las que fabricar una moneda virtual que tiene como máxima expectativa que se haga famosa…., ni siquiera que sirva para el carrito del centro comercial.

Presunto hackeo a granjas de minería manipula más del 12% de procesamiento de la red Bitcoin

Tampoco me vale la excusa de que va a usar solo energía renovable para minimizar el impacto y reducir costes de explotación cuando sabemos que, salvo autoconsumo, todo pasa por el pool y eso, por desgracia penaliza lo que  tiene en origen renovable coste 0.

Me pregunto que harían los promotores de este tipo de proyecto  de fabricación de criptomonedas si la alternativa fuese usar la cogeneración con gas natural gratis (porque así de bonito lo ve Gas Natural) y cuyos excedentes de calor que los hay en cantidad fuesen a parar a un invernadero de fresas.  ¡¡Total!!….

No….., las criptomonedas, el uso de la tecnología blockchain en consonancia con el despliegue de la renovables tiene que servir para algo más…, y ese algo más es que permite el modelo de generación muy distribuida y próxima al consumo. En teoría se acabaría el transporte en Alta Tensión o por lo menos se minimizaría.

Y si…., el proyecto  Pylon Network responde a este objetivo que podemos resumir en:

  1. Está basado en economía real, es decir la fabricación de electricidad de origen renovable y…
  2. Resuelve el problema de la valoración de los excedentes y la propia autogeneración (creo entender) al estilo Solarcoin.

Sin embargo, como he dicho antes, faltan cosas que resolver como por ejemplo controlar todos los flujos de energía pero también responder al comportamiento de los mismos en situaciones de incertidumbre….

Y proporcionar información del comportamiento físico de la red (V y cos φ) del consumidor/prosumidor que nos pueda ayudar a mejorar la eficiencia sin que nos cueste un ojo de la cara todo este aparellaje integrado en el cuadro eléctrico como sucede en la actualidad.

Quizás el datalogger de los inversores fotovoltaicos (híbridos y all in one) pueda ser parte de la solución máxime si implementan las utilidades que Klenergy ha dejado como código abierto.

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Proyectos con renovables y blockchain por medio…

20
mayo
2018

Escenario actual y modelo CER (*) _ Parte II

Existen grupos cooperativos (históricos), que bajo el amparo de la Ley del Sector Eléctrico han puesto en marcha la actividad de generación, distribución y comercialización de energía eléctrica de origen 100% renovables.

Por supuesto también existen entidades no cooperativas, sin ir más lejos el propio oligopolio, que realizan estas mismas actividades. Pero apuesto por el modelo cooperativo, socialmente más avanzado en donde el uso de blockchain posibilitará ir más allá reforzando su caracter equitativo y democrático.

En la actualidad las cooperativas de generación son propietarias de grandes huertos fotovoltaicos o parques eólicos en los que (auto)generan la electricidad que consumen sus socios y clientes.

Una forma de minimizar el riesgo financiero es recurrir a los llamados contratos PPA (Power Purchase Agreement) en donde una entidad externa se encarga de fabricar la energía que en los próximos años se va a consumir en el seno de la cooperativa o de sus clientes.

Huelga decir que el fabricante bajo acuerdo PPA puede ser un elemento más del grupo cooperativo que asume esto como una estrategia de fomento de la generación renovable dentro del grupo.

Dentro del grupo cooperativo la relación (contratos de suministro) entre la generadora (cooperativa) con el consumidor (socio o no de la cooperativa) la podemos establecer con todos los matices que se deseen, que para eso estamos en un mercado liberalizado, incluyendo el coste de la electricidad, la forma de pago y como se paga. Por no hablar de la moneda con la que se paga…., que perfectamente podría ser mediante la contraprestación de todo tipo de servicios e incluso mediante una moneda virtual basadas en blockchain. ¿Porqué no?.

Pero sigamos viendo el escenario. Tenemos por otra parte el anteriormente mencionado RD 900/2015 que como se puede leer nos permite desarrollar el autoconsumo bajo dos opciones, tipo I y tipo II.

El autoconsumo tipo I es el que están aquellos consumidores donde coincide la propiedad del generador con la titularidad del suministro. El objetivo es ahorrar energía eléctrica procedente del mismo. Se conecta el generador aguas abajo del contador, o sea en la red  del consumidor, y  su potencia no debe exceder a la que tiene contratada con la compañia eléctrica. Tiene prohibido verter a la red pero se suele hacer la vista gorda pues apenas perturba a la instalación pública cuando los electrones salen del punto de consumo y porque a las compañias del negocio eléctrico, ya sea generación, distribución o comercialización…., no les amarga un dulce pues lo que se inyecta a la red nadie paga o compensa (balancea) es decir…., es energía gratis que se mueve por la red y de la que alguna comercial sacará partido en cuanto pase por un contador.

¿Pero cuanto se podría llegar a autogenerar y cuando se iría a autoconsumo según el RD 900/2015?.

Fijémonos en el siguiente cuadro:

Zona HSE Potencia contratada (kW) Autogeneración máxima (kWh/año) Consumo medio (kWh/año) Excedentes (kWh/año)
I 1.232 4,4 5.421 3.500 1.921
II 1.362 4,4 5.993 3.500 2.493
III 1.492 4,4 6.565 3.500 3.065
IV 1.632 4,4 7.181 3.500 3.681
V 1.753 4,4 7.713 3.500 4.213

HSP : Horas solares equivalentes

Según el RD uno puede instalar en su propiedad identificada por un contrato de suministro (CUP) un generador tan potente como la potencia del suministro contratado con la comercial. Y por supuesto siempre que quepa dentro del espacio ocioso que pretende usar con derecho a hacerlo.

Si tenemos en cuenta que el contrato medio en España es de unos 4,4 kW de potencia y el consumo (medio) es de unos 3.500 kWh/año, es de prever que podemos autogenerar mucha más energía que la que consumimos en cualquiera de las zonas solares peninsulares.

En definitiva para la configuración de máxima potencia (permitida) en un modelo de suministros paralelos:

Siempre habrá excedentes a los que habría que añadir los propios del desajuste temporal (diario, fines de semana, verano, anual…) entre la curva de consumo y la gaussiana de autogeneración.

Incluso en el caso hipotético de que la configuración fuese del tipo:

Es decir usando baterías que nos permita ajustar mejor la curva de la demanda al autoconsumo dejando que la autogeneración siga su curso.

En definitiva con baterías reducimos los kWh (demandados) que suministra la red pero no evitamos que en cualquier zona de la peninsula estemos inyectando a la red electrica (regalando) entre 2.000 y 4000 kWh/año. Suficiente para suministrar a un vecino que no puede pagarlo (pobreza energética).

Se puede pensar que lo ideal es una configuración que nos permita algo parecido a esto…

…. pero que en el contexto de lo que se cataloga como autoconsumo de tipo I  donde los excedentes se regalan a la red y dado que las baterías no son precisamente baratas, nos da como resultado que la amortización se situa por encima de los 10 años en la zona más favorable aunque eso si rompemos con el oligopolio.

Desaconsejo optar por este tipo de autoconsumo (tipo I) como estrategia de cooperativa de comercialización (bajada del precio de kWh), primero porque es tirar piedras contra uno mismo (subida del precio del granel demandado a la Red al bajar el consumo por aumento del autoconsumo individual)   y segundo….. porque, entre otras cosas, va más allá del ahorro particular que como comento no es precisamente su punto fuerte.  Se llama solidaridad con el que no tiene (pobreza energética) al poder usar lo que hoy regalamos al oligopolio. Este es el rol que blockchain puede jugar si lo vinculamos a una CER y nos apoyamos en el autoconsumo de tipo II (RD 900/2015).

En el próximo post lo explico con detalle.

(*) Comunidad de Energía Renovable

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Escenario actual y modelo CER (*) _ Parte II

18
mayo
2018

Escenario actual y modelo CER (*) _ Parte I

… y que puede hacer blockchain al respecto.

Tengo que reconocer que por mucho que leo sobre el tandem renovables-blockchain, no consigo aclararme  del mecanismo de compensación que se establece. Mejor dicho que es lo que realmente se compensa sobre todo si lo hacemos aplicando el modelo que permite el RD 900/2015. En dos palabras “falta concretar”.

Los modelos de compensación basados en favorecer la PRODUCCIÓN renovable están claros. Se parte de la idea de la necesidad de proteger el PLANETA, nuestro capital natural. A partir de aquí se constata lo que se produce (mide)  y se premia mediante compensaciones fiscales o pagando más por la electricidad aunque cueste menos fabricarla de otra manera.  Así es como hemos funcionado durante muchos años y cuyo resultado es la burbuja en la que hemos estado metidos y de la estamos saliendo a base de darle palos a las renovables (el hermano libertario de las otras fuentes de energía primaria).

Bajo este modelo también funcionan organizaciones como SolarCoin que añade a los incentivos propios de cada pais o región del mundo los suyos propios que no son otros que compensar mediante una moneda virtual, el solarcoin, cuyo valor, tal como hablaba en un post anterior, dependerá de que arraigue (“El valor de la criptomoneda se basa en el mero hecho de usarlas…”) y se pueda articular como moneda de cambio de forma similar a lo que sucede con bitcoin.

No….., yo lo que quiero hablar es de como podemos hacer más atractivo (económicamente) el CONSUMO de energía eléctrica de origen renovable frente a la que se consume con origen en la  produción convencional (fósil y nuclear),  más allá de nuestra posición ética frente al estado del planeta, y como compensarlo para que retroalimente este mismo consumo.

Blockchain puede jugar un papel primordial en el desarrollo de criptomonedas orientadas a esta compensación entre otras cosas porque su creación resulta mucho más barata incluyendo el gasto eléctrico a que da lugar el dejar constancia de una transacción energética (punto a punto) de coste 0 (cero) dado que usa electricidad de origen renovable (o sea gratis).

Podemos imaginar lo que nos ahorramos en coste de estructura sabiendo que esta moneda no necesita soporte en papel ni siquiera en plástico, ni cajas fuertes (bancos) donde guardar el papel, ni el soporte del personal bancario o el transporte de moneda. Y por descontado los problemas de robos, desfalcos o la propia estabilidad cambiaria.

Apenas un modesto contador con blockchain (base de datos), un monedero virtual donde se registra en positivo (piticliiing) cuando produces kWh y en negativo cuando los gastas (potoclooong). Que además guardamos en casa pero validado por otros miles o millones repartidos por todo el mundo allí donde haya un productor (o prosumidor) de energía eléctrica de origen renovable y/o un consumidor de la misma.

“Bueno vale….”, te preguntarás, “…pero ahora que tenemos un monedero con ahorros ¿que hacemos con las (cripto)monedas?”. Volvemos a la duda expuesta en el último párrafo de un post anterior…., se necesita algo más. Y ese algo más no es otra cosa que conseguir ganar al oligopolio en su misma cancha, o sea el mercado, usando una criptomoneda. El como es lo que voy a tratar de explicar en los siguientes post.

 (*) Comunidad de Energía Renovable

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Escenario actual y modelo CER (*) _ Parte I

14
mayo
2018

Tecnologías “menos” disruptivas….

…. pero que hay que volver apoyar e incluso difundir si queremos evitar el colapso resultante de la falta de agua, resolver el problemas de la hambruna en el tercer mundo y evitar los fenómenos migratorios de supervivencia.

Esta forma de trabajar la tierra la practica el pueblo hausa ubicado este en el norte de Nigeria, en pleno desierto del Sahel. Me lo envía alguien del primer mundo que trabaja en el tercer mundo con tecnologías disruptivas si entra dentro de esta categoría, entre otras, el big data.

 

Publicado en Ahora es otra historia | 2 comentarios

11
mayo
2018

Tecnologías disruptivas y democracia

Podemos esperar muchos beneficios sociales de tecnologías disruptivas como muchas de las aplicaciones de internet, las renovables como formato de generación distribuida o el modelo blockchain de base de datos…., pero no nos olvidemos que estos (beneficios) solo se podrán hacer efectivos si somos capaces de organizarnos para hacer uso de las mismas, es decir actuando en consonancia a sus posibilidades.

Por ejemplo, si podemos generar electricidad de forma distribuida y por lo tanto en proximidad y a pequeña escala, disminuye la necesidad de acumular capital y por lo tanto se puede configurar modelos de  propiedad social local por ejemplo un pequeño pueblo  o pedania, un barrio o una urbanización. En definitiva como existía antes.

Si no nos organizamos caeremos en ese tecno-optimismo individualista que nos tiene atontados mientras el mundo, cada vez más avanzado tenológicamente, se hunde a pasos agigantados…, como se observa a simple vista.

 

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Tecnologías disruptivas y democracia

25
abril
2018

Armando el puzle tecnológico – Más sobre “blockchain”

¿Que se puede hacer con blockchain?.

Quizás hayan sido las llamadas monedas vituales o criptomonedas la primera gran idea sobre la que pivota el uso masivo de esta tecnología de almacenamiento distribuido.

El valor de la criptomoneda se basa en el mero hecho de usarlas…, el hacerse populares. Algo similar al valor de las lenguas que si se usan adquieren un valor (social) inherente a su propio uso. Esto misno ocurre con el  bitcoin con el que ahora es posible comprar o vender  e incluso cambiar por euros (€) o dolares ($).

Pero también existen (cripto)monedas  respaldadas por productos o servicios concretos que tienen o deben tener (la generosidad humana debe incentivarse) un valor económico y/o social cuando  se busca una relación de confianza (transación) punto a punto (P2P) que necesita seguridad (garantía) pero también transparencia (democracia).

Una que me viene a la cabeza sería el intercambio de actividad entre pares que aportan soluciones a las necesidad de la otra parte (masaje terapeútico a cambio de curso de inglés) bajo el paraguas de los llamados bancos de tiempo (tiempo para dar el masaje por tiempo para enseñar inglés).

Pero donde, sin duda alguna, existe un nicho de aplicabilidad muy interesante es en el mundo de las renovables sujetas ellas a multiples limitaciones y desplantes, basados en una competencia tremendamente desleal de las otras fuentes (costes de gestión de residuos o contaminación que nadie le imputa)  que impiden de facto su despliegue masivo por todo el planeta.

Razones para implementar blockchain de forma paralela al despliegue de las renovables hay muchas pero quiero resaltar solo una de ellas.

Las fuentes de energía (primaria) de origen fósil cuestan dinero, mucho dinero, por su proceso de extracción y manipulación. Las renovables no cuestan nada, están ahí…. Solo hay que colocar un artilugio que las capture y transforme en electricidad, calor o energía mecánica.

Me resulta tremendamente injusto  que lo que tiene coste 0 en su origen primario para, por ejemplo, la producción de energía electrica o sea la parte variable de nuestro recibo eléctrico (consumo), se le penalice con los costes de otras fuentes de energía (sucia) al crear un precio (mix) en ese totum revolotum llamado pool.

La posible razón para esta injusta penalización podría ser el hecho de que no haya más remedio que pasar por un ordenador central cuya información alimentan las grandes generadores/distribuidores y que permite al “ministerio” dar un precio (variable) resultado de las previsiones y subastas anticipadas, el mix….

Hay que reconocer que es bastante ágil tanto que dudo si los precios finalmente los tiene un funcionario en su PC ya previstos, siendo la única variable eso de decir “…ha pasado una borrasca…”, se baja el precio, “…hay un anticiclon sube…”. Que casualidad que la FV no aporta nada a la caida del precio…..

En cuaquier caso, ¿porque se empeñan en ponerle precio a algo que no lo tiene….?, ¿tiene que ver con la incapacidad de discernir de donde viene un electrón u otro?. Asunto resuelto…, blockchain nos da la solución técnica aportando viabilidad y seguridad a una contabilidad donde se aparea una producción circustancial (la impredicibilidad de la generación renovable)  con un consumo instantáneo en la otra punta del territorio.

Sin olvidar que ya existen sistemas basados en almacenamiento en baterías y otras formas de energía potencial que resuelven el problema del consumo diferido, mucho más predecible, y que también están preparados para su integración en una estructura blockchain (Ampere-Energy).

Con blockchain podemos discernir el origen (virtual dado que el electron es igual sea de un origen u otro) y cobrarlo (compensarlo) en su destino dentro de una transacción puntual e instantánea.

¿Qué entraría dentro de esta transacción blockchain?. Pues un valor fijo (temporal) destinado a la amortización de la infraestructura de generación renovable (y/o almacenamiento) y el beneficio razonable por haber tenido la valentía de meterse en el tinglado de la producción renovable (generosidad debida…, dado que hubiése sido más rentable montar una gasolinera)  bien para suministrar a terceros o por comercializar los excedentes que genera en el autoconsumo.

El resto de los costes o sea  el peaje por el uso de la red externa (exento en autoconsumo) y algún impuesto que otro, irían por otro camino. Diferenciando caminos es muy probable que el consumidor opte por lo más barato, lo que tiene coste 0…, las renovables.

Nota: Alguien que explica bastante bien lo de blockchain

 

Publicado en Ahora es otra historia | Comentarios desactivados en Armando el puzle tecnológico – Más sobre “blockchain”